Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

Agricultura 4.0: Cosechas tecnológicas e inteligentes


El sector agrícola se enfrenta a una transformación productiva que se debe apoyar en las nuevas tecnologías

Los tiempos en que la pala, el azadón y el tractor eran los protagonistas del paisaje rural se acaban. Los drones, los sensores aéreos, el big data y las plantaciones hidropónicas comienzan a formar parte del escenario agrícola. Todas estas herramientas tecnológicas se empiezan a concebir como las claves para garantizar la alimentación de la población mundial, cuyo crecimiento será de un 33% para el 2050.

Por su parte, La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) prevé que con este crecimiento global la producción de alimentos se incrementará en un 70% para ese año, acción que generaría una mayor deforestación, puesto que hoy el 25% de los campos de cultivo ya se encuentran en estado de degradación, lo que se traduce en tierras menos fértiles con menos tiempo de producción y un efecto directo en el cambio climático, según un informe de Oliver Wyman 'Agriculture 4.0: The Future of Farming Technology

La producción agrícola se enfrenta a una transición productiva donde debe ser más eficiente con los recursos, generando la mayor cantidad de alimentos posibles y dando paso a la agricultura inteligente. En este contexto, Fernando Martín, Director de innovación de Azucarera, comenta que su organización empezó a usar agricultura de precisión: big data, imágenes de satélite y drones en su cadena de producción por necesidad, puesto que la siembra de remolachas, para su posterior extracción de azúcar es costoso, sobre todo la gran demanda de agua que requiere.

Esta tecnología permite conocer a los agricultores cuál es el estado real de cada parcela de su cultivo y así dosificar, tanto el agua como los fertilizantes, acorde a las necesidades de cada área, pues "hay parcelas que requieren más fertilizantes que otras y otras que demandan más agua".

Fuente: El mundo