Usted está aqui: Inicio /Vigilancia Tecnológica /Noticias Agroalimentarias

Cuando el valor se encuentra en el origen


Miguel Flavián, Fundador de GM&Co y miembro de nuestro Comité Científico, habla en este artículo sobre las nuevas fórmulas que están poniendo en marcha las cadenas de alimentación británicas para comunicar la procedencia de los productos que venden:

Uno de los cambios que se han producido en los lineales de los supermercados en los últimos años ha sido la proliferación de banderitas y carteles al lado de los productos, para indicar de donde vienen. La globalización y los avances en la cadena de suministro nos permiten traer productos de todos los rincones del planeta y que lleguen en perfectas condiciones a nuestras tiendas. Pero a la vez, los consumidores han ido desarrollando una sensibilidad a consumir productos del país, o mejor, del entorno, y naturalmente, fabricantes y distribuidores han reaccionado para alinearse con estas nuevas demandas de los consumidores.

Está claro que los consumidores valoran más los productos locales porque en general sienten más apego por ellos, y en algunos lugares, como el Reino Unido, están dispuestos a pagar más por productos del país o de proximidad. Desde hace muchos años que cada envase de carne lleva una banderita del país de origen del producto, o en la sección de frutas y hortalizas, entre los colores típicos como el verde, el amarillo y el naranja, vemos las bolsas con el azul, rojo y blanco de la Union Jack, la bandera del Reino Unido.

Según la agencia England Marketing, el 70% de consumidores británicos quieren conocer el origen de los productos que compran, y el 73% quieren consumir más productos ingleses. La conversación, naturalmente, se ha intensificado desde el voto del Brexit, cuando empezaron a sonar las alarmas ante la gran proporción de alimentos que el Reino Unido importa, y los retos a los que se enfrenta el sector agrícola y ganadero local para producir más si finalmente se sale del mercado único.

Independientemente de lo que la legislación obliga en referencia al etiquetado y la información que se le da al consumidor, las cadenas de supermercados de este país buscan nuevas formas de comunicar la procedencia de los productos que venden, para ofrecer más garantías a los consumidores. Es una forma de diferenciarse unas de las otras, porque saben que los consumidores valoran estos esfuerzos.

Fuente: Revista Alimentaria